Cómo afectan los cambios de temperatura a nuestro pelo

El clima es dañino para nuestro cabello y por eso vamos a intentar mostrarte cómo afectan los cambios de temperatura a nuestro pelo. Porque a veces no somos conscientes de que el clima puede tener efectos negativos en nuestro cabello. Tanto el sol en verano y sus temperaturas altas o el frío y la lluvia del invierno, nos dañan.

Sucede que en verano, con la playa y el sol, estar al aire libre durante más tiempo, la humedad nos afecta. Porque exponernos de manera prolongada al sol estimula la producción de la melanina de nuestro pelo. ¿Qué nos produce esto? Supone un cambio en la coloración cutánea y también en un cambio de color en el cabello. Te explicamos cómo afectan los cambios de temperatura a nuestro pelo con el sol. Para empezar el sol evapora el agua del cabello, deshidratándolo. Por eso te recomendamos mascarillas y otros productos para hidratarlo.

También en verano hay otros factores que afectan. Por ejemplo, las coletas y recogidos nos castigan el cabello. Puede llegar a generar alopecia por tracción. Y los usamos mucho en verano cuando el pelo no está en las mejores condiciones que queremos.

Pero un factor en contra y un elemento que no ayuda, tanto en verano como en invierno, es el viento. Ya sea caluroso en verano o frío en invierno, afecta negativamente al pelo, agitándolo e incrementando su deshidratación.

Al igual que en verano, en invierno, el cabello se ve afectado. Al igual que el viento, los cambios de temperatura son malos para nuestro cabello. El aire frío, por ejemplo, puede tener consecuencias negativas porque hace que la capa externa (cutícula) de la estructura del cabello se desprenda.

Cómo afectan los cambios de temperatura a nuestro pelo

Y al contrario que en verano, en invierno, no solemos dejar el cabello que se seque al aire libre. Lo que hacemos es usar y abusar de secadores y planchas, lo que hace que nuestro cabello se vea afectado.

Suele ocurrir que con los cambios de temperatura, sea necesiario usar aceites y mascarilloas. También champús hidratantes o humidificadores para aumentar el nivel de humedad

Los cambios de temporada también afectan a nuestro pelo, por lo que en primavera o en otoño es aconsejable aplicar mascarillas al cabello -y, si es necesario, otros productos- para cuidar su salud.

La estación del verano y la del invierno tienen en común  una circunstancia que también afecta a la salud del cabello: los cambios bruscos de temperatura. En verano pasamos de altas temperaturas en el exterior a locales con aire acondicionado y temperaturas que pueden ser de más de 10 grados de diferencia en muy poco tiempo. Los aires acondicionados resecan también el cabello. A la inversa pasa lo mismo en invierno, con las calefacciones y los cambios bruscos al salir al exterior con temperaturas muy bajas.

En definitiva, haga el clima que haga, es importante mantener el cabello hidratado, seguir una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable, a la vez que utilizar los productos capilares adecuados  para cada época del año y según las necesidades del momento vital del cabello.

Para conseguir un pelo brillante y sano incluso en invierno, te dejamos estos consejos:

  1. Evitar el secador todo lo posible, pues quema y estropea mucho el pelo.
  2. Es importante lavarse el pelo con agua templada, ya que las temperaturas extremas lo estropean.
  3. Utilizar habitualmente un acondicionador especial para cada tipo de pelo.
  4. No sometas a tu cabello a alisados y permanentes, puesto que le quitan naturalidad y brillo.
  5. Al igual que el uso de acondicionador después de cada lavado está muy recomendado, también aconsejamos recurrir a los sérum. Todos estos productos nutren el cabello, aumentando su brillo y color.
  6. Recógete el pelo los días de mal tiempo, porque estos agentes externos lo dañan instantáneamente y le restan brillo
Contacta con Ángel Ostáriz
Pide cita en la web