Un Estilo Apropiado para Cada Cual

La invasión de los medios a la vida privada nos va creando patrones estéticos de estándares inalcanzables. Las personas comunes no son noticias, generalmente. No lo son en su vida cotidiana, enmarcada entre la vida privada y la laboral. Las personas que constantemente muestran su rostro al público viven fundamentalmente de eso, de su rostro. Y para ellas existe toda una industria millonaria encargada de hacerlas ver como perfectas en cuanto a la apariencia personal se refiere. Y, lo que es más, como si esa perfección fuera un estado natural con el cual se levantan diariamente de la cama. Nada más lejos de la verdad, por supuesto. Cada cierto tiempo algún periodista indiscreto y mal intencionado se encarga de divulgar fotos contrastantes de los rostros sin afeites de algunas celebridades y de las mismas caras luego de haber sido sometidas a horas de maquillaje y peluquería, mostrando la persona común que existe detrás de la perfecta.

La apariencia también es importante para la mujer común

La gran mayoría de las mujeres vive en una rutina en la cual no tienen en cabida las largas sesiones en los salones de belleza, por lo tanto, no luce cortes de cabello y peinados impecables, acabados de salir de las manos de los estilistas, sean renombrados o no. Son las que no acuden a los grandes casinos de Las vegas o Montecarlo, sino se quedan en casa y hacen apuestas en euroking casino. Y, por supuesto, ni siquiera pueden medir su apariencia con los patrones que imponen los medios, las revistas de moda, los comerciales, o la publicidad que bombardea la vida diaria del común de los mortales que son, por lo demás, la inmensa mayoría. Hay estudios que demuestran que el contraste con esos patrones es causa de depresión, sobre todo en las mujeres, pues aún nuestra sociedad sexista valora mucho más a las mujeres por su físico que por el resto de sus condiciones como ser humano o profesional.

Un buen profesional satisface las necesidades de todos

En medio de esa realidad, se agradece mucho que existan en el mundo de los estilistas aquellos que sean capaces de crear cortes del día a día, esos que con un simple lavado de cabeza y secado en el hogar produzcan un resultado con el cual la mujer que no dispone de tiempo ni de recursos para hacer de los salones de belleza algo cotidiano, se sienta a gusto y se vea bien. No todos los profesionales son capaces de conjugar esos dos aspectos, a saber, resaltar todo el esplendor de las celebridades creando para ellas estilos únicos y, a la vez, hacer sentir cómoda y bien con su aspecto cotidiano a la mujer común.