Flamboyage, tendencia en degradación

Las técnicas de degradación de color van sufriendo nuevos avances a medida que pasan los años. Desde hace unos cuantos, se viene viendo entre las celebrities un nuevo estilo conocido como Flamboyage, un tipo de mechas que realza el color del cabello logrando tonalidades diferentes en los reflejos y que se distribuyen de manera aleatoria por el cabello, no siguiendo un patrón fijo. Lo que se consigue con esta técnica es que el pelo luzca brillante y lleno de matices, aportando una textura y movimiento al cabello, sin que éste carezca de naturalidad.

En otros post te hemos hablado del Balayage. La diferencia con esta técnica es que el Flamboyage, en vez del tradicional papel de plata, se utiliza la Flamboyage Meche, una cinta de unos diez centímetros de ancha cuya superficie es adhesiva. De esta forma conseguimos atrapara aleatoriamente mechones de pelo sobre los que se aplica el decolorante. Al ser cintas transparentes, eso permite al estilista seguir el proceso de decoloración al segundo, retirándolas cuando adquiere el color deseado.

Así que no sabemos aún si te queda alguna duda de en qué se diferenciade las mechas balayage, las babylights, las tiger eye y las tortoise. La respuesta está en el proceso. Usando estas tiras adhesivas transaparentes consigues evitar el tradicional y tedioso papel de plata.

Las mechas son ideales para las personas que quieren lucir un pelo brillante y que no tienen mucho tiempo de retoques de salón porque es una técnica de bajo mantenimiento que te permite desatarte de las cadenas y la esclavitud a las peluquerías dado que no se trata de una coloración de raíz.

Es una técnica, el Flamboyage, puesta de moda por el estilista italiano Angelo Seminara, director artístico de Davines, quien buscaba una forma de realzar el color del cabello pero con la premisa de que el resultado pareciera “obra de la naturaleza y no de un artista”. Angelo es uno de los mejores estilistas del mundo, un referente capaz de innovar y de mostrar el camino a miles de profesionales como Ángel Ostáriz, que se nutren de las técnicas más vanguardistas para emplear con sus clientes.