Consejos para ser un buen estilista

Ángel Ostáriz lleva más de quince años siendo el estilista de los famosos en Madrid. Su larga trayectoria y experiencia le convierte en uno de los mejores estilistas de la Capital de España y, por tanto, uno de los más indicados para dar una serie de consejos sobre cómo ser un buen estilista dentro de un mundo competitivo y exigente donde la renovación y las tendencias van cambiando y modificando tu trabajo casi a diario.

Igual que otro tipo de arte, como puede ser la pintura o la escultura, el estilismo y lo que se crea con él está solo en manos de los mejores. Ser o no ser un buen estilista depende no solo de las ganas que tengas de aprender, sino también de la preparación previa que hayas obtenido y de la capacidad para adaptarte a las nuevas normas, a los nuevos tiempo. Debes saber que una señora mayor de sesenta años puede querer un cambio moderado en su pelo y saber hacerlo y dejarla contenta y también estar preparado para el chico o la chica joven que quiera cortarse una melena y adentrarse en un cambio de look radical. Por tanto, no puedes apartarte de las nuevas tendencias y debes perfeccionar tu técnica todo el tiempo.

Consejos para ser un buen estilista

Seguir la moda es fundamental. Un buen estilista debe tener claro que pelo e imagen van de la mano. No hay moda sin un pelo a la última. No hay un vestido rompedor o unos pantalones y unos zapatos espectaculares si tu pelo no luce radiante o si tu corte es anticuado. Si quieres un corte bob porque así lo llevan las celebrities, debes ir a tu estilista y que él o ella te asesoren.

El color es fundamental. Controlar el color  para sacarle el máximo rendimiento al cabello del cliente es vital y complicado. Debes conseguir el equilibrio perfecto cuando tomes la decisión del color para el cabello: cálido o frío según el tono de piel, las mezclas, los porcentajes… habla con tu cliente antes de una decisión y dile cómo quedará. se piensa el color de las luces y de la decoración.

Siempre debes tener presente qué tipo de cara tiene tu cliente. No puedes hacerle un corte a alguien a quien lo que quiere no le va a quedar bien. Sería un error. Si una cara alargada quiere un corte bob y no le va a favorecer, debes intentar hacerle ver qué es lo que más le conviene. Se conoce como Visagismo, que no es otra cosa que el arte de identificar los cortes y colores perfectos para las personas según la forma de su cara.

El marketing es fundamental hoy día. Un buen estilista debe tener a su disposición todas las herramientas posibles para hacer de su salón, el lugar más conocido de toda su ciudad. Madrid, por ejemplo, tiene una competencia brutal con cientos de estilistas y tú debes apostar por la tecnología digital y hacer de tu negocio que sea visible en todos los formatos posibles. De la misma forma, tus promociones  en tu local deben estar visibles, además de tus productos más modernos que tengas para tus clientes.

Está claro que ser un estilista tiene que ir respaldado por una gran preparación previa que te permita competir con los mejores y que la experiencia que vayas adquiriendo en tu peluquería te permita convertirte en uno de los mejores peluqueros de Madrid.